DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL

CÁNCER DE LARINGE

El cáncer de laringe y de faringe (garganta) es una enfermedad que afecta con mayor frecuencia a varones. Los factores de riesgo más importantes para su aparición son el consumo de tabaco y alcohol, aunque recientemente se ha asociado también la infección por el virus del papiloma humano (HPV).

Los síntomas que caracterizan estos tumores son fundamentalmente la presencia de dolor al tragar (odinofagia) y cambios en la voz (disfonía). El diagnóstico se realiza en más del 90% de los casos mediante una sencilla exploración en la consulta de un especialista en otorrinolaringología. Las pruebas de imagen (escáner, resonancia, PET-TAC) pueden ser útiles para valorar la extensión del tumor una vez diagnosticado, pero en general aportan poco para el diagnóstico inicial.

El éxito en el tratamiento del cáncer de faringe y laringe radica en seleccionar el tratamiento más adecuado para cada paciente. En este sentido, el diagnóstico del tumor en fases iniciales permite mejorar la supervivencia y reducir las secuelas. Por este motivo es recomendable que cualquier persona, especialmente si es fumadora, se someta a una exploración por un otorrinolaringólogo si presenta dolor al tragar o cambios en la voz que duren más de dos semanas.

En muchos casos, el tratamiento más indicado será la cirugía parcial de laringe, tanto por vía endoscopia (láser) como por vía externa (a través de una incisión en el cuello), que consigue unas tasas de curación elevadas al tiempo que permite conservar en buenas condiciones las principales funciones laríngeas (respiración, deglución y fonación). En aquellos pacientes en los que la única alternativa quirúrgica es la extirpación completa de la laringe, se puede plantear un tratamiento alternativo con quimioterapia y radioterapia para intentar evitar la presencia del traqueostoma (orificio del cuello para respirar). En los casos más avanzados, el tratamiento curativo más recomendable puede ser la laringuectomía total, con la consecuente pérdida temporal de la voz y la presencia de un traqueostoma definitivo.