LA CIRUGÍA ENDOSCÓPICA FUNCIONAL

DE LOS SENOS PARANASALES

Los senos paranasales son unas cavidades recubiertas por mucosa y ocupadas por aire que se comunican con la nariz a través de unos pequeños orificios. Su misión es compleja y está relacionada con la función respiratoria de la nariz. En ocasiones los orificios de drenaje se pueden bloquear produciendo sinusitis aguda, o sinusitis crónica cuando los síntomas perduran en el tiempo.

La mayoría de los pacientes mejoran con tratamientos dirigidos con antibióticos, gotas o sprays nasales. En casos resistentes como por ejemplo en las poliposis nasales se precisará de una cirugía para solucionar el problema.

La cirugía funcional de los senos paranasales se realiza con anestesia general, sin ningún tipo de incisión externa, y con la ayuda de endoscopios  e instrumentos quirúrgicos  se accede a todos los senos paranasales para desbloquearlos.

Tras la cirugía los pacientes están una noche ingresados y el postoperatorio no es doloroso. Habitualmente los pacientes están una semana de baja laboral para estar en reposo relativo. En esta primera semana es normal que haya un aumento de las secreciones por la nariz. A partir de la  segunda o tercera semana ya se empiezan a notar los beneficios.

Muy frecuentemente, los pacientes que requieren una cirugía funcional de senos paranasales, además se pueden beneficiar de la realización de una septoplastia en el mismo procedimiento. Ésta consiste en enderezar el tabique nasal cuando está desviado para mejorar la respiración nasal.

LA RINOPLASTIA

¿Qué es  una rinoplastia?

La rinoplastia es el procedimiento quirúrgico destinado a cambiar la forma anatómica de la nariz, tanto por motivos estéticos, como por motivos funcionales (mejorar la respiración).

¿Cuándo está recomendada una rinoplastia?

 La nariz está en el centro de la cara y cualquier desproporción de la nariz hace que la atención del observador se desvíe de los ojos y los pómulos a la nariz. Por otro lado los problemas de respiración nasal están muy relacionados con las alteraciones de la forma externa de la nariz, con lo que al corregir dichas alteraciones podremos mejorar la estética y la funcionalidad.

Se debe respetar la motivación personal y gustos que tenga cada paciente. El cirujano eso sí, hará una serie de recomendaciones tras realizar un análisis pormenorizado mediante un estudio fotográfico individual. En dicho análisis se realizan simulaciones por ordenador con el fin de imaginar cuál es el proyecto de nariz que se desea.

La demanda más habitual es la corrección del caballete de la nariz y las narices torcidas también suelen ser llamativas. En ocasiones es la punta nasal la que requiere nuestra atención. Pero en la mayoría de las ocasiones el análisis preoperatorio desvela que puede ser necesaria una corrección combinada de todas las partes de la nariz.

¿Cómo se realiza la rinoplastia?

La rinoplastia se puede realizar con anestesia local y sedación, o bien con anestesia general. Nosotros preferimos la anestesia general para seguridad y confort de los pacientes. Los pacientes están una noche ingresados tras la cirugía para observación. Nosotros no colocamos ningún taponamiento en la nariz, con lo cual se evita las molestias intensas que dicho taponamiento producen. Para evitar estos taponamientos nosotros somos muy cuidadosos con la técnica y así evitamos que sangre la nariz.

¿Cuánto dura la recuperación?

Los pacientes habitualmente están de baja laboral durante una semana y el postoperatorio no es doloroso. Durante esta primera semana los pacientes llevan una férula externa para proteger la nariz. Como molestias después de la cirugía, los pacientes notan  congestión de la nariz y aumento de las secreciones, muy similar a un catarro, que suele durar entre 10 y 14 días. A veces es normal también una hinchazón muy leve en los párpados que se resuelve en la primera semana. Tras el alta hospitalaria se realizan varias consultas posoperatorias para controlar en todo momento este proceso de recuperación y cicatrización.